Los verdaderos rostros de los billetes de 50,000 pesos y de 100 pesos

Por: Cedrian López-Bosch Martineau


Hace un par de semanas apareció en medios una nota de prensa, ampliamente reproducida en redes sociales y otros medios de comunicación, en la que informaban la lamentable muerte del docente oaxaqueño Fulgencio Sandoval Cruz (1949-2020), promotor de la cultura triqui y de la historia de su localidad, al que le atribuían haber servido de modelo para los bustos de Cuauhtémoc y de Nezahualcóyotl que aparecen en los billetes de 50,000 y de 100 pesos.

Según esa y otras notas, en 1975 trabajadores de la Casa de Moneda acudieron a una reunión nacional indígena en Pátzcuaro, Michoacán, convocada por el entonces Presidente Luis Echeverría, en busca de una fotografía que sirviera como modelo para el papel moneda. Las fotografías que ahí le tomaron, no sólo habrían servido para el billete de 50,000 pesos, sino incluso para el retrato de Nezahualcóyotl de los billetes de 100 pesos.

¿Es posible esto? En mi opinión, no lo es. 

No dudo de su participación en el Primer Congreso de Pueblos Indígenas de ese año, ni la posibilidad que le hubieran tomado fotografías en él, pero tomando en consideración los siguientes elementos, incluyendo el hecho que los billetes no son diseñados por la Casa de Moneda, sino por el Banco de México, difícilmente puede tratarse más allá de una coincidencia en el parecido físico con el grabado de dichos billetes:
  • Las citadas y supuestas fotografías se habrían tomado en 1975 para ilustrar un billete que no estaba considerado en el plan de emisión, y que sería diseñado y emitido una década después. El programa de emisión de billetes de esos años implicaba la continuación de la producción y puesta en circulación de los billetes diseñados e impresos en la fábrica de billetes del Banco de México (“familia AA”) destinados a reemplazar a los manufacturados en Estados Unidos, y aún no se experimentaba la inflación galopante que requirió la emisión de denominaciones cada vez de mayores. Por ello, es difícil pensar que la Casa de Moneda o el Banco de México programaran la emisión de otras monedas o billetes, respectivamente y el hecho que mencionen a aquella y no al Instituto Central, que es la que produce los billetes, genera más dudas. 
  • Ciertamente el Presidente Echeverría buscó rescatar el pasado indígena, pero la nueva familia de billetes, diseñada por Reyes Santana, no consideraba a personajes prehispánicos, aunque sí reconocía el pasado indígena en el reverso de la mayor parte de sus denominaciones. Después de décadas sin actualizar la imagen de los billetes, los nuevos billetes buscaban reflejar la evolución histórica del país a través de sus personajes históricos a partir de la Independencia, con la presencia de tres héroes de este periodo, a saber, Josefa Ortiz de Domínguez, Miguel Hidalgo y José María Morelos en los billetes de 5, 10 y 20 pesos; de Benito Juárez representando la Reforma en los de 50 pesos; Venustiano Carranza y Francisco I. Madero para celebrar la Revolución en los de 100 y 500 pesos. La herencia prehispánica se recuperaba con la inclusión de representaciones arquitectónicas, esculturales y artesanales de las culturas Teotihuacana (pirámide de Quetzalcóatl), Zapoteca (una urna y la fachada del edificio de las columnas de Mitla), Tolteca (el Chac Mool y un friso) y Azteca (la Piedra del Sol y un fragmento del bajorrelieve de Tizoc), en los reversos de los billetes de 20, 50, 100 y 500 pesos, respectivamente. Las denominaciones superiores ya no continuaron esta secuencia cronológica ni la herencia prehispánica. 
  • Las áreas de diseño y grabado realizan una investigación documental e iconográfica que va dando forma a pinturas y dibujos que son incorporados en los bocetos sometidos a aprobación de sus superiores y de la misma Junta de Gobierno. En este proceso, las ilustraciones que se usan en los billetes pasan por una evolución hasta que con la aprobación final finalmente son grabados para incluirlos en las planchas de impresión.
  • De acuerdo al mismo Banco de México y al CIESAS, el busto de Cuauhtémoc del billete de 50,000 pesos de la “familia A” (utilizado también en el de 50 nuevos pesos de la “familia B”), es un “retrato ideal... réplica en grabado de la escultura en bronce del busto de Cuauhtémoc realizada por Jesús Fructuoso Contreras a finales del siglo XIX” (ver análisis teórico p. 22) ubicado en el Zócalo capitalino, realizada por el grabador Jorge Peral. Esta misma escultura había sido usada como referencia para el grabado del billete de 1,000 pesos impreso por la American Bank Note Company entre 1936 y 1975, por lo que ya había un antecedente internalizado en el imaginario mexicano y no era necesario construir una nueva imagen de este personaje.
Marco Correa / CC BY-SA (recorte)
Marco Correa / CC BY-SA (recorte)

Jorge Peral / Paintings
  • La referencia al retrato del poeta Nezahualcóyotl del billete de 100 pesos (no queda claro si se refiere al que aparece en los billetes de 100 nuevos pesos de la “familia C”, o 100 pesos de las familias “D”, “D1” o “F”) es aún menos factible, pues además de no tener parecido alguno, fue creada todavía años después, por el mismo Jorge Peral, después de un detallado análisis de los rasgos de las personas que viven en Texcoco, tierra natal tanto del poeta como del mismo Peral, como se describe en esta entrevista
Jorge Peral / Grabado intaglio
  • Si bien es cierto que en el mundo ha habido casos en los que se usan referencias equivocadas, con el riguroso estudio que se hace para la elaboración de los billetes en el Banco de México (ver el caso de la “familia F” que se está poniendo en circulación), es difícil de pensar que éste ilustre a un personaje con un origen étnico, con una imagen de otro. 
En mi opinión, la nota de prensa y la historia detrás de ella busca reproducir la anécdota de Estela Ruíz, “la Tehuana” (ver artículo en El Boletín Numismático Núm. 202) que coincidentemente contaba que Lázaro Cárdenas en su presidencia impulsó el nacionalismo basado en la identidad indígena y de ahí surgió la idea de cambiar las imágenes de los billetes. Para ello, decía la misma Estela, organizó un certamen con la participación de múltiples mujeres ataviadas con trajes típicos y al ver su fotografía ganadora, con el traje típico del istmo de Tehuantepec de donde era oriunda, el Presidente quedó complacido y se incluyó en el billete de 10 pesos. 

Comentarios

  1. Hola, buena tarde, tengo un medio dollar de JFK de 1968 y me gustaría saber si es una moneda coleccionable y en qué precio se encuentra ahorita
    Muchas gracias por su atención

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares