domingo, 7 de agosto de 2016

El ultimo viaje de la fragata Mercedes

Pablo Alejandro Casas Rábago
Vicepresidente de la SONUMEX

(Todas las imágenes, salvo la primera, fueron tomadas por el autor)


Nicholas Pocock. Capture and destruction of four Spanish frigates, 5 October 1804.
Imágen dominio público

Actualmente y hasta el 2 de octubre de este año, el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México exhibe la exposición temporal "El ultimo viaje de la fragata Mercedes".

Para todos los interesados en la numismática resulta obligado visitar la exposición que por primera vez muestra fuera de España el impresionante tesoro recuperado por esa nación después de algunos años de litigio con Odyssey Marine Exploration, la empresa norteamericana cazadora de tesoros que descubrió los restos de la Mercedes en 2007.

Reproducción de la fragata Mercedes, exhibida en el MNA.
Un poco de historia...

El caso de la fragata Mercedes, aunque reciente, ya es emblemático en los litigios internacionales para la recuperación del patrimonio histórico / arqueológico subacuático.

La historia comienza una mañana de 1804 en el puerto de Lima, Virreinato del Perú, cuando la embarcación, al mando de José Manuel Goycoa y Labart, zarpó junto con otras embarcaciones (Medea, Fama y Santa Clara) rumbo a Cádiz, España.

La ruta de la Mercedes, conforme a lo expuesto en el MNA.
El cargamento original de la Mercedes consistía en más de 900,000 piezas de 8 reales en plata y aproximadamente 300 piezas de 8 escudos acuñadas en oro, todas con la efigie de Carlos III y acuñadas en la ceca de Lima. Por arreglos administrativos, el cargamento final se redujo para quedar 871,000 piezas en plata y las 300 en oro.

El 5 de octubre de 1804 A la altura del Cabo San Vicente, al sur de Portugal, el grupo de embarcaciones en el que iba la fragata fue interceptado por barcos ingleses al mando del vicealmirante Graham Moore, a quien sin importarle que no existía declaración de guerra entre el Imperio Británico y el Reino Español, solicitó el rendimiento incondicional y ofrecieron escoltar a los buques hasta Inglaterra, todo para evitar que el cargamento pudiera llegar a manos de Napoleón.

Los marinos españoles se opusieron y el resultado fue un combate en el cual la Mercedes fue hundida con todo y su valioso cargamento. La consecuencia de este enfrentamiento fue el fin de la paz entre ambas naciones y la declaración formal de guerra en diciembre de ese mismo año.

Así transcurrieron casi 2 siglos, el mundo exterior cambio drásticamente durante estos años, pero en el fondo del Océano Atlántico descansaban los restos de la Mercedes y sus tesoros como una caja de tiempo de1804. El material orgánico como la madera de las cajas de las monedas y las bolsas que las separaban en grupos de 1000 se fue descomponiendo, dejando las monedas a merced del mar.

Piezas recuperadas de la Mercedes, exhibidas en el MNA, si bien el cuero del saco se destruyo hace mucho, las monedas mantuvieron la forma.

Piezas recuperadas del sitio de hundimiento, exhibidas en el MNA.
La fragata fue descubierta a principios de 2007 por la empresa norteamericana Odyssey, la cual de manera rápida comenzó a recuperar los tesoros, especialmente el valioso cargamento de moneda de plata, y en menor proporción de oro, y reclamó ante las autoridades judiciales norteamericanas que se le reconocieran sus derechos de propiedad el 18 de mayo de 2007.

Algunas monedas recuperadas incluso fueron enviadas por Odyssey a empresas certificadoras quienes las encapsularon y certificaron, preparando el tesoro para su irremediable dispersión en el mercado numismático internacional.
Piezas de la Mercedes, certificadas a solicitud de Odyssey.
Afortunadamente el gobierno español se enteró de todo esto y tan solo diez días después se presentó ante los tribunales norteamericanos competentes para reclamar que se devolviera el cargamento recuperado a la nación española. El argumento principal era que se trataba de una embarcación que contaba con inmunidad soberana por ser parte de la armada española.

La empresa afirmaba que no era posible conocer de qué embarcación provenían los tesoros numismáticos pero durante el litigio las pruebas necesarias fueron presentadas y analizadas, con lo que el tribunal norteamericano dio la razón al estado español.

Piezas de plata y oro recuperadas del sitio del hundimiento de la Mercedes. 

Piezas de plata recuperadas del sitio del hundimiento de la Mercedes.
La sentencia del juez resulta una victoria internacional para la protección del patrimonio cultural subacuático pues ordenó la devolución a España de todo lo recuperado por Odyssey.

Sin duda alguna, como numismáticos tenemos una gran oportunidad de ver en nuestro país este tesoro y conocer a detalle la historia de la fragata Mercedes.


Más información de la exposición del Museo Nacional de Antropología:

http://www.inah.gob.mx/es/boletines/5374-la-fragata-mercedes-desembarca-en-el-museo-nacional-de-antropologia

Infromacion de la fragata y detalles de la expedicion arqueologica de 2015:

http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2015/09/29/560a509b22601d99768b4571.h