domingo, 16 de junio de 2013

Comentarios Básicos Sobre Numismática, parte 2

Hoy publicaremos la segunda y última parte del excelente texto escrito por don Rogelio Chárteris. En el, se desarrollan temas de especial interés para los que se inician en el interesante tema de la numismática. El seguir sus consejos garantiza, por lo menos, tener una colección ordenada, coherente y bien conservada.

Comentarios Básicos Sobre Numismática, parte 2
Roger Chárteris Reyes 

 COMO COLECCIONAR Y CLASIFICAR MONEDAS

 

Dentro de las diferentes formas de coleccionar monedas se puede pensar en las siguientes:         
  
  1. Por país: en este caso se trata de coleccionar todas las monedas emitidas en o para un país durante las diferentes etapas de su historia. 
  2. Por tema: aquí se coleccionarían monedas de uno o más países que se refieran a un tema específico como: personajes, barcos, flores, animales, etc.
  3. Por épocas determinadas de la historia del mundo o de un país: En el caso de México podría ser: “Época Colonial”, “Independencia”, “Imperios”, “Republica”, “Revolución”, México Moderno, etc.
  4. Por tipo: esta colección se forma con un ejemplar de cada tipo y denominación de las acuñaciones de un país
  5. Por tipo y fecha: sería similar al anterior pero incluyendo una pieza de cada año independientemente de que sean del mismo tipo y valor.
  6. Por ceca: aquí se trata de las diferentes monedas acuñadas en una casa de moneda especifica, como ejemplo podemos hablar de las monedas acuñadas en la Casa de Moneda de México en las cuales aparece la ceca (esta ceca es una M con una pequeña ° arriba). Cabe mencionar que esta ceca de la Casa de Moneda de México se empezó a usar desde las primeras acuñaciones en 1536 y se mantiene hasta la fecha.
  7. Una mezcla de algunas de las posibilidades enumeradas: como podría ser coleccionar monedas mexicanas emitidas por la casa de moneda de México y acuñadas a partir de la Reforma Monetaria de 1905. (Esto, que a primera vista parece sencillo, en realidad no lo es tanto, si consideras que solo monedas de un centavo hay 62 diferentes en este período).
Y aquí incluiré un comentario que considero de gran importancia, la Numismática es el ESTUDIO de las piezas, de lo que representan y de lo que implican. Por supuesto que es maravilloso el poseer las monedas, pero eso no quiere decir que si eso no es posible la Numismática se debe de abandonar. Nadie va a poseer La Mona Lisa y sin embargo no por eso va a dejar de haber coleccionistas de pinturas, nadie va a tener una colección de todas las monedas y no por eso va dejar de coleccionar monedas.

Lo que quiero enfatizar es que se puede ser coleccionista de monedas, se puede ser NÚMISMATICO sin tener que ser dueño de todas las monedas, se puede estudiar en libros y se puede estudiar en museos, se puede estudiar con amigos y SE PUEDE coleccionar con poco dinero. Por ejemplo:
  • Últimamente he tenido platicas con coleccionistas/estudiosos de variedades y errores numismáticos en monedas del Siglo XX. Algunos de sus más importantes descubrimientos han sido hechos en monedas de circulación y que no tenían, antes de que ellos encontraran el error o la variedad más valor que su valor facial.
  • Se pueden estudiar monedas revolucionarias que no pasan de diez, veinte o treinta pesos y a las que el estudio y la organización multiplican el valor.

COMO COMPRAR, VENDER O VALUAR MONEDAS 

Hay tres factores básicos para determinar el valor de una moneda, a saber: 
 
* Rareza
* Condición 
* Demanda
Cualquiera de estos factores le da valor a una moneda, pero una combinación de dos o de los tres aumenta este de una manera más geométrica que matemática.
La rareza de una pieza: En muchos casos es consecuencia del número de las mismas que fue acuñado. Es más raro un cinco centavos de 1942 del que se acuñaron 900,000 piezas que uno de 1943 del que se acuñaron más de 54 millones.
La condición de la pieza: Uno de los catálogos serios sobre monedas del siglo XX nos dice que un cinco centavos de 1942 en condición “Brillante sin circular” tiene un valor de 500 dólares americanos mientras que la misma pieza en condición “Muy fina” valdría 20.
El de 1943 valdría 4 dólares y cuarenta centavos respectivamente.
El factor demanda: Favorece en este caso a la pieza de 1942 no solo por su baja acuñación sino por que fue primer año de emisión (la gente tiende a guardar piezas de la primera emisión).
Lo anterior muestra que el 1942 es caro por una combinación de factores mientras que el 1943 es común y relativamente barato, aun en alta condición, por una combinación inversa de los mismos factores. 
La demanda no es necesariamente reflejo de la rareza de una moneda sino también del “ángel” de la pieza o sea su atractivo natural. Hay piezas mucho más solicitadas y por ende más caras que otras que comparativamente son mucho más raras.
En general se trata de coleccionar piezas en la mejor condición posible pero sin caer en el error de llevar esta exigencia a extremos que impidan coleccionar. Recuerda que se puede y se debe ser exigente cuando se trata de una pieza común pero la flexibilidad razonada de este criterio ayuda cuando se trata de piezas raras.
No obstante lo anterior permítanme insistir en un punto que es crucial por ser altamente subjetivo: DEFINICIÓN DE CONDICIÓN.
En este caso considero que la definición comúnmente utilizada y que es la que indiqué anteriormente no es suficientemente específica y podría prestarse a malas interpretaciones.
La definición de condición refleja el estado de conservación de la moneda pero la realidad es que una definición como “Brillante sin circular” puede adolecer de fallas desde el punto de vista de un numismático, con frecuencia se encuentran piezas “brillantes sin circular” que sin embargo tienen una pésima o débil troquelación. 
En ocasiones una pieza “BU” ha sido descrita como “EF” por tener un golpe cuando lo correcto hubiera sido: BU con golpe y describiendo el mismo. 
Las monedas y en general las piezas numismáticas deben ser definidas con amplitud para evitar juicios injustos y sorpresas desagradables (esto es importante especialmente en las descripciones de las subastas). 
Una pieza BU sin fallas debe ser descrita como: Brillante sin circular, troquelado fuerte y sin fallas de troquel o cospel. Si esta misma pieza estuviera perforada debería ser descrita de la misma forma pero agregando “con agujero” y de preferencia dando datos de dicha falla como tamaño y posición. 
No es aceptable cambiar la condición de una moneda utilizando razonamientos como: “para su tipo” o “para como salen” aunque estos comentarios son utilizados como argumentos de venta. 

¿QUÉ ES UNA VARIEDAD?

En general en el medio numismático se acepta que una variedad existe cuando dos piezas de la misma casa de moneda, mismo valor, mismo ensayador y mismo año muestran diferencias entre si, esto sin duda convierte una sobre-fecha en una variedad, también iniciales sobrepuestas del ensayador así como errores evidentes en las leyendas o en los diseños.
Mencionaré, para ilustrar este último caso, los 8 reales “REPULICA” en lugar de “REPUBLICA” del águila de perfil o los 8 escudos “AUGSTINUS” del Imperio de Iturbide en lugar de “AUGUSTINUS”. (Es indispensable que exista la pieza “correcta” o sea que exista el nombre correcto, la fecha “limpia” o la sobre-fecha, pues de otra manera la pieza con el error deja de ser variedad y sería una pieza con error de ortografía).
Hay por otro lado una serie de pequeñas diferencias en las monedas que considero variedades menores y que se originan por desgaste o rotura de troqueles o diferencias en los mismos sin significado especifico. Como ejemplo está la moneda revolucionaria de 50 centavos de Campo Morado, Gro. donde la misma pieza se clasifica en el trabajo “Coinage of the Mexican Revolutionist Zapata” de Leslie y Stevens, bajo números Gro, 27ax, Gro.b y Gro. 27c en consideración a que el mismo troquel fue utilizado con diferentes grados de rotura que se reflejan en las monedas 
Esta misma moneda de 50 centavos cataloga otras variedades en consideración al número de cerezas en las guirnaldas; para mi estos dos casos caen dentro de “variedades por rotura de troquel” o “variedades de troquel”.
En suma diría que hay variedades de mayor y menor significado y la diferencia es cuando una razón específica fue la que origino el cambio y otras las que se originaron por desgaste del troquel, rotura del mismo o cambio efectuados por el grabador pero sin intención o razón especifica.
Considerando lo anterior sería indicado precisar al describir una pieza: 

  • Variedades por sobre-fecha, sobre-ensayador y/o diferencias en leyenda o diseño.
  • Variedades por rotura/desgaste de troquel y por diferencias en troquel sin mayor significado.  


Y por supuesto esto no tiene nada que ver con monedas con errores que provienen de una falla en la troquelación o el cospel como podrían ser piezas descentradas, dobles golpes, cospel hojeado, etc. 
“UNA FALLA AL MOMENTO DE LA TROQUELACIÓN O UN COSPEL CON DEFECTO NO SON VARIEDAD” 

COMENTARIOS GENERALES 


  • El que tiene una moneda y no la estudia es como el que tiene un libro y no lo lee, esa es la diferencia entre acumular monedas y ser numismático.
  • Hay dos cosas que debes lograr, amigos numismáticos y comerciantes honestos, esto es factible y en muchos casos termina siendo una combinación de ambos.  
  • Hay muchos comerciantes honestos y ellos han sido la base de muchas colecciones. Recuerda que es de su interés que tu entusiasmo no decaiga y además tienen una reputación y un orgullo profesional que defender. 
  • Cuando se maneje una moneda o se pase de una persona a otra es recomendable hacerlo poniendo una mano abajo para el caso de que la pieza se caiga y además de preferencia hacerlo sobre alguna superficie suave donde, si llegara a caerse, el golpe fuera de menores consecuencias (alfombra, tapete, etc.).  
  • Recuerda que si muestras una pieza a alguien que no sabe de monedas y la toma en forma incorrecta o la deja caer el error es tuyo no de él.  
  • Hay piezas falsas, reparadas y/o alteradas, ten cuidado, mientras no te consideres un experto (y aun después) trata con comerciantes de reconocido prestigio y pide apoyo de amigos u organizaciones con más conocimiento que el tuyo. 

No obstante que este texto se refiere al coleccionismo de monedas los puntos mencionados en muchos casos aplican a las diferentes ramas de la numismática.

RECUERDA QUE LA NÚMISMATICA PUEDE CONSIDERARSE UN PASATIEMPO, PERO NO ES UN JUEGO, ES UNA VENTANA A LA HISTORIA Y EL ARTE, A LA GEOGRAFÍA Y A LAS MATEMATICAS, ES UN VEHICULO DE DESARROLLO CULTURAL Y UNA FORMA DE ACERCAMIENTO UNIVERSAL.

“UTRAQUE UNUM”

jueves, 13 de junio de 2013

Comentarios Básicos Sobre Numismática, parte 1

A continuación, se incluye la primera parte de un interesante e ilustrativo texto redactado por nuestro ex presidente Rogelio Chárteris Reyes y publicado originalmente desde los años 80, corregido, aumentado, y ahora mejorado para nuestro blog. En el, don Rogelio desarrolla los conceptos y temas básicos que todo aficionado a la numismática debe conocer para administrar y mantener adecuadamente su colección y da interesantes consejos. 
Para facilidad de lectura, lo hemos dividido en dos entregas. Esperamos sea de su agrado.

Comentarios Básicos Sobre Numismática, parte 1

Pequeñas ventanas a la Historia
Roger Chárteris Reyes

INTRODUCCIÓN

Por Real Cédula del 11 de mayo de 1536 se autorizó a don Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva España la acuñación de moneda en México.
Ahí empieza esta fascinante expedición que damos en llamar Numismática Mexicana, de entonces a la fecha han transcurrido 478 años y la Casa de Moneda de México continúa funcionando bajo la misma marca, una "M" mayúscula con una "°" pequeña indican que la moneda ha sido acuñada en México.
En una moneda, como en un libro, hay historia, economía y arte, pero hay que leerla, la Numismática estudia y el verdadero Numismático comparte.
Ojalá estos comentarios despierten la inquietud de todo aquel que en el fondo lleva el deseo de aprender, de todo aquel que se apasiona por el buscar y encontrar, y de todo aquel que piensa que los valores intelectuales del hombre sirven para unir cuando persiguen un fin de superación.

¿QUÉ ES LA NUMISMÁTICA?

  
La numismática es la parte de la arqueología que trata del estudio de las monedas y medallas antiguas. Es también rama de la ciencia histórica que estudia las monedas y medallas antiguas y modernas, analizadas desde el punto de vista histórico, artístico e iconográfico y sus relaciones con la Economía, Metrología, Epigrafía, Geografía, etc. 
Enseña a conocer el valor de unas, el objeto de otras, la época de su institución, uso y significación de las inscripciones, abreviaturas, símbolos y figuras que en ellas figuran. 
Comprende también el estudio de las condecoraciones, placas, cruces, botones, etc.
La Numismática, considerada por algunos como ciencia independiente, es indispensable para el conocimiento de la Geografía antigua, Historia, Mitología, Paleografía, Epigrafía, Iconografía, Metrología, Cronología, Arte, Religión, costumbre y grado de civilización de los pueblos que acuñaron la moneda.
La historia de esta ciencia comenzó en el Renacimiento, época maravillosa para el espíritu humano, con la cual nació la afición a las antigüedades.
Esta definición de Numismática esta tomada del Diccionario de la Moneda Hispanoamericana del Dr. Humberto F. Burzio.
  

PARTES DE LA MONEDA

  
 
 
  1. Anverso: Cara principal de las monedas donde se encuentra la representación de la autoridad que autorizó la moneda, esta puede ser un escudo, la efigie de un soberano o dirigente o algún otro símbolo como es en este caso el Escudo Nacional Mexicano.
  2. Reverso: La otra cara de la moneda y en la que se muestran las demás características, en este caso La Libertad a caballo.
  3. Canto: Es la parte de la moneda donde se aprecia el grueso o espesor de la misma. Los cantos pueden ser lisos o adornados con estrías, dibujos o leyendas.
  4. Grafila: Adorno que delimita el campo de la moneda y que puede ser de puntos, rayas, estrías, etc., en este ejemplo son puntos y rayas.
  5. Campo: El espacio en las caras de la moneda que se encuentra libre de efigies, dibujos o leyendas.

¿CÓMO MANEJAR UNA MONEDA Y QUÉ HACER (O DEJAR DE HACER) PARA PRESERVAR SU BELLEZA Y SU VALOR?

Las monedas invariablemente deben ser tomadas entre los dedos sosteniéndolas por el canto.
  
 
  
Las manos tienen grasa y humedad natural y si toman la moneda por las caras es muy posible que la manchen en forma permanente demeritando su condición y consecuentemente su valor.
Nunca, NUNCA limpie una moneda a menos que sea experto en hacerlo.
Los distintos metales se limpian de diferente manera y si no se tiene un conocimiento profundo de los procedimientos la posibilidad de perjudicar la moneda en lugar de mejorarla es muy grande.
La patina en una moneda es la tonalidad que la misma adquiere en forma natural con el paso del tiempo, si una moneda es limpiada esta patina se pierde y en muchos casos eso disminuye su valor (aunque quede brillante).
Lo que para un lego es una moneda obscura para un coleccionista puede ser una moneda con una preciosa patina.
Recuerden que a una moneda no se le puede restituir el brillo original limpiándola, tratando de hacerlo, únicamente la perjudicaran.

 

CONDICIÓN DE LAS MONEDAS

La condición de las monedas va desde “Brillante sin circular” hasta “Buena” [Entre paréntesis he puesto las palabras y/o iniciales equivalentes en el idioma Ingles] pasando por distintos grados de conservación como sigue:
  
“Brillante sin circular” (Brilliant uncirculated o BU): La moneda que no ha circulado y que conserva todo su brillo original. Puede tener “marcas de bolsa” (bag marks) que son las marcas que se producen en las monedas al golpearse entre si durante su transporte y distribución.
“Sin circular” (Uncirculated o Unc): La monede que no ha circulado pero que ha perdido total o parcialmente el brillo original.
“Casi sin circular” (Almost uncirculated o AU): La pieza muestra muy ligero desgaste en las partes que sobresalen. Este grado se mantiene aun si conserva parte del brillo original.
“Extremadamente fina” (Extremely fine o EF): Prácticamente todo el brillo original ha desaparecido y hay desgaste en las partes “altas” de la pieza. Tendrá pequeñas marcas por circulación en los campos y en los cantos.
“Muy fina” (Very fine o VF): Tiene prácticamente todo el diseño pero a simple vista se ve desgaste.
“Fina” (Fine o F): Aproximadamente 40% del detalle original a desaparecido por el uso. Nótese que me refiero al detalle no al dibujo implicando por ejemplo que el pelo en la cabeza o las plumas en un ave se han perdido en ese porcentaje y no que ha desaparecido esa parte de la moneda.
  
“Muy buena” (Very good o VG): Una moneda en este grado mostraría algunos cabellos en la orilla del pelo o algunas plumas del águila pero el aspecto general muestra ya una tendencia a integrar el diseño con el campo.
“Buena” (Good o G): La leyenda y el diseño se distinguen pero para efectos prácticos no se nota realce con el campo de la pieza. No deben de haber desaparecido las letras, números o diseño.
Como fácilmente pueden ver es en este capítulo donde ser objetivo es un verdadero desafío por lo que recomiendo lean con atención la parte que mas adelante dedicamos a “Condición”.
  

¿CÓMO GUARDAR LAS MONEDAS?

Ya dijimos que es sumamente difícil mejorar la condición de una moneda pero lo que si puede hacerse es evitar que se continúe deteriorando después de haber llegado a nuestras manos.
Para guardar monedas hay el sistema de “cartones”; estos cartones son rectangulares, con dos ventanas redondas cubiertas con papel celofán (hay diferente tamaño de ventana para acomodar diferente tamaño de monedas)

La moneda se pone en uno de los lados, el cartón se dobla y se engrapa de forma que la moneda no se pueda salir y que al mismo tiempo muestre una cara por cada ventana.
Otro sistema son sobres de papel donde en cada sobre se guarda una moneda, en realidad esto es cuestión de gusto, lo que si es indispensable es que tanto los cartones como los sobres sean especiales para monedas pues un celofán o un cartón no adecuado puede tener efectos adversos sobre las monedas, especialmente aquellas con brillo original. Hay sobres y papeles que por su composición llegan a “sudar” y afectan el aspecto y la condición de las piezas.
Asimismo se debe recordar que una pieza en exhibición cambiara de tonalidad entre las dos caras pues una recibirá la luz y la otra no. En estos casos también hay que tener cuidado pues una moneda brillante puede verse afectada si una de sus caras descansa en algún material no adecuado como podría ser el terciopelo.
 Continuará...